Deseos de año nuevo para los venezolanos que están en Venezuela

Tweet

El año 2016 fue muy duro para todos los venezolanos, tanto para aquellos que emigramos como para los que aún continúan en la patria de Bolívar; pero en este artículo quiero hablarle a los que no han emigrado y, especialmente, a los que no quieren o no pueden irse.

20161010_100925

La locura que se desató en el país, desde que una mayoría decidió darle el voto a un militar ex golpista con tinte comunista, no tiene (y por lo visto no tendrá) fin a corto plazo. La destrucción sostenida de la Venezuela que conocíamos y la involución permanente de la moral, ética, buenas costumbres, respeto, vocación por el trabajo y, por supuesto, de todo lo que significa una sociedad normal del siglo XXI es evidente ante los ojos de cualquiera.

Venezuela era un país que, en su momento, fue gobernado por un dictador que aplicaba políticas de derecha y se convirtió en el referente mundial de crecimiento; con una de las economías más grandes e importantes del mundo. Pero un par de décadas luego de la llegada de la democracia, los venezolanos comenzaron a ver cómo todo se convertía en sal y agua cuando un gobierno socialista (Carlos Andrés Pérez, 1976) nacionalizó la principal industria del país y el petróleo pasó a ser del Estado. Ese fue el génesis de la debacle venezolana que desembocó en el famoso “viernes negro” de 1983 y desató la tan cacareada crisis económica que hoy en día, 33 años después, aún perdura.



Debo reconocer que, al poner en práctica la apertura petrolera, CAP II intentó corregir el enorme error que cometió en su primer gobierno. Fue también durante su segundo mandato cuando concretó la descentralización, con elecciones de alcaldes y concejales. Sin embargo, circunstancias políticas relacionadas con esa decisión terminaron propiciando el Caracazo, el Golpe de Estado comandado por Hugo Chávez y la destitución del mandatario por la malversación de 250 mil dólares.

bandera-de-venezuela

Mi opinión es que, si las políticas económicas centristas de CAP II se hubiesen aplicado en su totalidad; en este momento Venezuela sería otra. No habría ganado el “chiripero” de Caldera, ni el social-populismo de Chávez. Quizás habríamos sido un “país potencia” pero de verdad, verdad.

Pero de nada sirve enfocarnos en teorías sobre lo que pudo ser y no fue; porque nada de eso sucedió y actualmente nuestro país es el ejemplo perfecto de lo que sucede cuando una mayoría quiere que le regalen todo sin trabajar y sólo piensa en sus derechos olvidándose de sus deberes, cuando el concepto de ciudadanía se distorsiona por completo y lo único que sobrevive es la anarquía, destrucción, mercado negro, sobornos y coimas. Gracias al escenario actual, Venezuela pasará a la historia como el ejemplo de todo lo que no se debe hacer, como la fórmula perfecta del “anti-crecimiento” y la aniquilación de una sociedad próspera.

Suscríbete a mi canal de YouTube entrando en este enlace

Ante tal panorama es un poco difícil tener pensamientos positivos que sean, al mismo tiempo, realistas sobre Venezuela. Si bien soy de los que considera que uno debe tener sueños y luchar por ellos, también creo que hay sueños que podrían tardar un poco más que otros en hacerse realidad. Por ejemplo, soñar con una Venezuela libre, grande, próspera, desarrollada, con personas que respeten, que sigan las normas, en la que reine la honestidad, la cortesía y el buen rollo, pues, no es fácil. Es cierto que hay muchas personas que tienen todos esos valores, pero la gran mayoría carece de ellos.

maracaibo-111080_1280

A quienes viviendo en Venezuela han sido capaces de conservar sus valores y continúan siendo ciudadanos capaces de aportar algo positivo a la sociedad, les deseo la fortaleza para seguir siendo fieles a ustedes mismos. Lo mejor que pueden seguir haciendo (por más difícil que parezca) es promover que las cosas se hagan según las normas. Luchen contra la corriente, eviten dentro de lo posible que la degradación social los envuelva: Busquen hacer sus trámites con tiempo para no tener que pagar coimas, hagan las cosas por ustedes mismos, no paguen gestores, detengan su carro cuando pasen por un semáforo, si la cajera del supermercado les da cambio de más, devuélvanselo que eso se lo descuentan a ella, si tienen el medidor de luz trampeado, sean honestos y paguen su servicio completo; respeten a sus vecinos poniendo un volumen moderado de música y así sucesivamente.

Como yo lo veo, tenemos el país que tenemos porque se cae en la trampa de pensar sólo en uno, sin caer en cuenta que se vive en sociedad y que cualquier acción individual podría afectar a otros. Suele pasar que, en países comunistas y socialistas, donde se limita mucho la posibilidad de satisfacer las necesidades básicas (¡vaya ironía de la vida!), la gente se vuelve primitiva, individualista, egoísta y deja de pensar los demás. Justo lo contrario ocurre en los países donde el nivel de ingresos y de vida es superior, porque las necesidades básicas de la mayoría de la población están cubiertas (como ocurre en los países capitalistas) y las personas son capaces de volverse altruistas y pensar en otros, lo que cohesiona la sociedad y permite que funcione mejor.

medina-beach-192739_1280

Así que mi deseo para este 2017 es que los venezolanos, más allá del desastre de gobierno y oposición que tenemos, aportemos nuestro granito de arena para lograr el país que queremos. Mientras usted insulte o desprecie al que piensa distinto, bote basura a la calle, compre a revendedores, pague a gestores, soborne a empleados públicos, haga colas en EPK para luego vender lo comprado en Mercadolibre, la verdad es que está colaborando con el país que Chávez soñó, está siendo parte del legado del comandante supremo, eterno e intergaláctico.

Suscríbete a mi canal de YouTube entrando en este enlace

Sea el país que quiere, respete a los demás, critique las cosas con las que no está de acuerdo, no se quede callado ante los abusos, alce su voz, siempre con respeto ante las injusticias, pero no sólo cuando la injusticia sea contra usted, piense en los demás antes de hacer algo y recuerde que toda acción tiene una reacción.

Mi gran deseo, mi gran sueño para Venezuela, es que los venezolanos seamos ciudadanos de primera. Cuando eso pase, mi país emergerá de las cenizas sin importar el gobierno que tenga, porque por más malo que sea el gobierno, si la gente hace las cosas como debe hacerlas, el gobierno no le queda de otra que funcionar bien. Pero si las personas le siguen el juego destruyendo y degradando todo, no importa si se pone Angela Merkel al frente del país, Venezuela nunca saldrá del foso.

Así que, venezolanos, seamos cada uno de nosotros agentes del cambio, hagamos posible la Venezuela que queremos. Yo, sin importar el rincón del mundo en el que me encuentre (y mientras tenga vida y salud) seguiré haciéndolo de la forma que sé hacerlo, con sátira, crítica y mucho humor negro. ¡Feliz 2017!

 

Recuerda seguirme en Instagram: @EnriqueVasquez

Te invito a suscribirte a mi canal de YouTube

También sígueme en mi Página de Facebook: SinDiferencia

¿Quieres tener un blog y ganar dinero con él? Yo puedo ayudarte, contáctame por este enlace

 

Únete a nuestras comunidades

No olvides seguirme en Twitter: @EnriqueVasquez y también en Instagram: @EnriqueVasquez

Te invito a suscribirte a mi canal de YouTube

Si quieres emigrar o ya vives en Madrid: Únete a nuestro grupo de Facebook "Inmigrantes venezolanos en Madrid" haciendo click en este enlace en el que juntos nos ayudaremos respecto a como es la vida en esta espectacular ciudad.

Recuerda, si deseas contactarme, puedes hacerlo por aquí

Deja un comentario



Loading...

¡Sígueme en Facebook!

Dale “Me Gusta” a mi Página de Facebook y está al tanto de todo lo que publico sobre migración y emprendimiento