Guía para saber cómo elegir a dónde emigrar

Tweet

Estoy seguro que sobre este tema ya he escrito varias veces. Sin embargo, considero que “nunca está de más” hacer un poco de hincapié en la importancia de elegir correctamente el sitio al que se desea emigrar, pues una elección correcta aumenta considerablemente las probabilidades de conseguir lo que se busca al emigrar: Ser feliz.

20170613_112358

En mi opinión, para elegir correctamente el sitio al que se desea emigrar se deben considerar factores objetivos y subjetivos. Es algo parecido a elegir una pareja con la que deseas pasar el resto de tu vida, tiene que parecerte agradable, divertida, bonita; pero también centrada, seria, responsable y con esas cualidades necesarias para hacerte feliz y que tú quieras hacerla feliz siempre.

Obviamente, en el caso de una emigración es muchísimo más complicado y hay demasiadas variables a tomar en cuenta. Además, son pocas, poquísimas, las personas que contarían con los recursos económicos suficientes para irse “de prueba” a otro país para ver si realmente se sentirán a gusto o no en ese sitio.



De hecho, y ante la gravedad de la situación venezolana, ya ni siquiera es posible recomendarle a quienes quieren irse del país que vayan “de vacaciones primero” al destino que tienen en mente; pues con las crecientes dificultades para adquirir divisas o comprar un billete aéreo, no hay tiempo ni posibilidades de nada, simplemente se sale y ya. Es como una cita a ciegas, pero con tu vida y con un futuro desconocido e incierto. Por eso hay que tratar de aclararlo e iluminarlo lo más que se pueda.

Entonces hablemos de los elementos que considero debes tomar en cuenta para elegir sabiamente el sitio al que emigrar, y para hacerlo más comprensible voy a dividirlo en dos tipos de variables: Objetivas y subjetivas, comenzando por estas últimas.

Ten en cuenta que no todos los sitios son ideales para todas las personas, lo que es perfecto para ti quizás no lo sea para tu mejor amigo y viceversa. La elección del lugar para emigrar es un acto individual y, en todo caso, familiar. En cualquier caso, irse a un sitio simplemente porque tus amigos se fueron para allá es una mala decisión y no debe ser tomada a la ligera, sin analizar más a fondo.

20170613_112249

Variables subjetivas para elegir el sitio al que emigrar

Cuando hablo de elementos subjetivos me refiero a aquellas cosas que calificamos como buenas o malas dependiendo de nuestra manera muy personal de ver y entender el mundo; y que son difíciles de expresar en unidades de medida. Aunque no respondan a un análisis objetivo de la realidad, estas variables no deben ser dejadas de lado, ya que las emociones y sentimientos son determinantes al momento de sentirse a gusto o no.

El primero de esos elementos es que tal te “sientes” con ese país y la ciudad específica a la que irás. Aquí puedes tomar en cuenta todas las referencias personales, familiares o de amigos que has tenido en el pasado, si te ha llamado la atención alguna vez, si lo conoces o no, qué te ha parecido cuando lo has visto en la televisión o leído de él en revistas, prensa o internet. Digamos que me refiero al “feeling” que te da ese lugar.

Esto es muy importante porque si al visualizarte en ese sitio sientes rechazo, desagrado o que algo no te convence, debes analizar y pensar detalladamente qué es “eso” que te da mala espina, ese algo que no cuadra. Solo así podrás determinar si es simplemente miedo, si es un temor pasajero o si está ocurriendo algo que podría significar que nunca seas feliz allí.

Normalmente ese tipo de sensaciones vienen dadas por alguna información que viste de ese lugar o referencias de alguien y, aunque tal vez no la recuerdas conscientemente, tu subconsciente te está avisando que hay algo a lo que debes prestarle atención. Imagina que es algo como la “luz de alerta” del coche.

Entre las variables subjetivas que puedes tomar en cuenta a la hora de decidir hacia qué país emigrar están los comentarios de amigos (e incluso de desconocidos), tanto en persona como en redes sociales. Por ejemplo, si estás buscando información sobre un país determinado y notas que en la mayoría de los comentarios se evidencia una sociedad xenofóbica, cerrada, obtusa, sin cultura o que menosprecia y maltrata a los extranjeros; lo más saludable que puedes hacer es irte a los elementos objetivos y averiguar por qué dicen eso.

Si por el contrario notas una gran ausencia de comentarios negativos, eso sería un indicador de que en ese lugar la calidad de vida es mejor, el extranjero es bien recibido y le resulta fácil integrarse a esa sociedad. Nótese que no hablo de comentarios positivos, porque normalmente la gente cuando se siente bien no lo dice. Así que, este caso, el silencio es bueno.

20170613_112056

Variables objetivas para elegir el sitio al que emigrar

Si bien las variables subjetivas de las que hablé anteriormente son importantes, las objetivas son DETERMINANTES para la integración y la estabilidad en ese país al que deseas emigrar.

Las variables objetivas están referidas básicamente a cuatro elementos clave: legalidad, vivienda, empleo y educación para los hijos.

Lo importante es recordar que cada país tiene sus propias reglas, normas, leyes y cultura, por lo que los requisitos y la forma de realizar los trámites varían de forma determinante de país en país y, en algunos casos, de región en región. En países altamente descentralizados como España o Estados Unidos los procesos y trámites cambian en función de la región o incluso de la ciudad en la que te encuentras.

Legalidad

Este es el aspecto más importante de todos, porque vivir en un país en situación irregular o ilegal es, en mi opinión, lo peor que podrías hacer. Estar “sin papeles” es tener una vida de constante estrés, de estar mirando sobre tu espalda con el miedo de que en algún momento llegue algún funcionario policial, te pida documentación y al no tenerla te deporten o, peor aún, te encarcelen.

La legalidad es necesaria para prácticamente todo, desde conseguir empleos de calidad, acceder al sistema de salud público o simplemente tener la posibilidad de abrir cuentas bancarias sin comisiones o poder aplicar a préstamos o créditos hipotecarios a tasas subvencionadas para poder comprar tu vivienda.

Lo bueno de los tiempos actuales es que es bastante fácil saber si podrás o no emigrar legal a un país determinado. Internet te permite conseguir toda la información al respecto en tan solo unos clicks.

Ten en cuenta que, como dije antes, cada país es diferente. Por ejemplo, en Panamá o Chile llegas en condición de turista y, una vez en el país, pides la residencia (siempre y cuando cumplas con los requisitos que exige la ley). Por el contrario, en España la situación es variable. Si eres ciudadano europeo o familiar de comunitario, también pedirás la residencia una vez que estés en territorio español, pero si lo que deseas es una visa de estudiante o de trabajo, debes pedirla antes de venir a España (con lo que, si ya has viajado, la cosa se te complicará un poco ya que tendrás que devolverte a tu país para poder solicitarla).

Recuerda, siempre, en el cien por ciento de los casos, averigua muy bien cómo son los trámites para estar legal en el país al que quieres ir. Eso incluye los tiempos de trámite, los costos, si necesitas o no abogado (si lo requieres eso implicará un gasto adicional), los requisitos y, sobre todo, la posibilidad de hacer y tener legalidad a largo plazo y hasta las vías para obtener la nacionalidad de dicho país.

Empleo

Obviamente, cuando alguien emigra, lo primero que necesita es dinero para mantenerse y darle a su familia lo que necesite. A menos que tenga una muy abultada cuenta bancaria o sea un empresario exitoso con ingresos suficientes, lo que la mayoría de los que emigramos necesitamos es conseguir un empleo.

La parte del empleo está directamente relacionada con la legalidad, ya que sólo los que están legales tendrán la posibilidad de conseguir un empleo formal, de calidad, bien pagado y con todos los beneficios de ley.

Tomar en cuenta los índices de desempleo y, sobre todo, la calidad del empleo que hay en el sitio al que te vas es importante, pero ten en cuenta que la mayoría de las veces, el que está llegando no puede, ni debe, ponerse exigente con los empleos a los que puede aspirar, ya que en la mayoría de los casos las empresas requieren experiencia en ese país, así que no queda de otra que comenzar desde abajo.

También, para el empleo, es necesario que tengas todas tus acreditaciones y diplomas debidamente legalizados, apostillados y que lleves todos los requisitos que exige ese país para poder homologar a títulos aceptados por las instituciones locales. Puede ocurrir que, si no lo haces, el título de tu país no tenga valor, tal como sucede en España y en otros países europeos en los que, si no homologas, legalmente no tienes titulación alguna.

Vivienda

Conseguir vivienda puede parecer fácil cuando estás en tu país, ya que conoces los códigos legales y sociales para interactuar, entiendes perfectamente cómo funciona el sistema, los procesos, sabes qué te van a cobrar y qué no, además de que sabes que, en cualquier caso, tienes una casa a la que volver si no consigues nada.

Por el contrario, cuando llegas a un país nuevo en el que no tienes donde vivir, donde te toca estar en un hotel pagando un dineral mientras consigues una casa o piso para alquilar, o te cierran las puertas por no tener trabajo, o prefieren alquilarle a un nacional que a ti que eres extranjero; es que te das cuenta lo importante de la planificación y lo necesario de un “plan b” o un backup económico para hacer frente al hecho de que no consigas vivienda en el tiempo que tenías pensado.

Educación para los hijos

Para las familias que vienen con niños, su educación es uno de los elementos más importantes y para eso deben tomar en cuenta su costo y accesibilidad.

Dependiendo del país, los requisitos para la inscripción en el sistema educativo variarán y es muy importante investigarlo lo más a fondo que se pueda. Por ejemplo, en España la educación entre los 7 y los 16 años es obligatoria y gratuita, pero al momento de la realidad nunca es cien por ciento gratis, siempre hay algunos costos asociados que los padres deben pagar y que, si no los tienes previstos, podrían desestabilizar el presupuesto familiar.

Lo mismo sucede con la educación universitaria. Dependiendo del país puede que tengas acceso a instituciones públicas o no. Por ejemplo, en Chile todas las universidades son pagas y muy costosas, por lo que en muchos casos es preferible aprender un oficio que estudiar una carrera.

Otros aspectos

Es importante también tener en cuenta otros aspectos objetivos que necesitas valorar a la hora de emigrar como, por ejemplo, la existencia de un sistema de salud pública y el cómo acceder al mismo, los precios y alcance de los seguros de salud, el precio de las medicinas, odontología y optometría, entre otros.

También saber si es necesario o no tener automóvil en la ciudad a la que te vas o si, con usar transporte público, es suficiente y cuál es el costo del mismo. También si vas a necesitar coche, cuánto cuesta la gasolina, el mantenimiento, los impuestos, seguros y el costo del parking y demás elementos asociados que en nuestro país no existen.

Igualmente, si podrás o no canjear la licencia de conducir de tu país y cuáles son los requisitos para ello y en caso de que no existan convenios, la dificultad para obtener un permiso de conducir en ese sitio, así como cuánto cuesta en términos de dinero y tiempo. Por ejemplo, en España te toma varios meses y aproximadamente €1.000 conseguirlo desde cero.

Es importante no dejar los servicios públicos por fuera de la planificación. Es decir, precio y velocidad del Internet para la casa, las líneas móviles, la electricidad, el gas, el agua; cuáles impuestos debes pagar al ser inquilino, cómo es el clima y durante cuántos meses al año tendrás que usar calefacción y/o aire acondicionado, para saber cuánto tendrás que pagar en energía.

20170613_112152

Lo del clima merece una mención aparte ya que, si el sitio al que te vas tiene estaciones, debes tomar en cuenta la época del año en la que tomarás tu avión, pues la ropa varía de verano a invierno. Si vas a emigrar de Venezuela, es muy probable que no tengas ropa para invierno y llegar a otro país en plena temporada de frío implicará un gasto importante en ropa y abrigos tan pronto llegues.

Doble nacionalidad

Este aspecto lo quise dejar para el final porque creo que, en algunos casos, es tan decisivo que podría echar por tierra todo lo anterior. Por experiencia propia lo digo: Si tienes doble nacionalidad procura emigrar a tu otro país, al país de tus padres; porque sin saberlo has aprendido gran parte de su cultura, costumbres, ideas, formas de vivir y comer durante toda tu vida, y la adaptación te resultará mucho más fácil.

Además, desde el momento en que llegues ya estarás legal y no necesitarás pedirle permiso a nadie para vivir allí. Claro, lo de la doble nacionalidad también tiene sus excepciones, porque si el país de tu otra nacionalidad está en peores condiciones políticas, económicas o sociales que aquel del que quieres emigrar, entonces no es una buena idea hacerlo.

También está lo que me aventuro a llamar la “ventaja europea”. Si tu otra nacionalidad es de un país europeo, tienes la opción de vivir legalmente en cualquiera de los 28 (27 después que Reino Unido se vaya) sin mayor problema.

Para resumir, la búsqueda del país para emigrar no debería limitarse a comprar el pasaje que puedas comprar con el dinero que tienes. Mi recomendación es que hagas un estudio mucho más profundo y lo analices muy bien, porque emigrar es comenzar desde cero una vida nueva en un sitio nuevo, donde es muy probable que pases el resto de tus días, y que ese sea el lugar en el que crezcan tus hijos y nietos. Obviamente ningún análisis previo es tan infalible como para garantizar que todo te saldrá bien en tu nueva vida; pero si puedes minimizar las posibilidades de fracasar. Busca un lugar que pueda brindarte felicidad y te haga sentir satisfecho con la decisión que tomaste.

Enrique Vásquez

Recuerda seguirme en Twitter e Instagram: @EnriqueVasquez

Te invito a suscribirte a mi canal de YouTube

También sígueme en mi Página de Facebook: SinDiferencia

¿Quieres tener un blog y ganar dinero con él? Yo puedo ayudarte, contáctame por este enlace

 

Únete a nuestras comunidades

No olvides seguirme en Twitter: @EnriqueVasquez y también en Instagram: @EnriqueVasquez

Te invito a suscribirte a mi canal de YouTube

Si quieres emigrar o ya vives en Madrid: Únete a nuestro grupo de Facebook "Inmigrantes venezolanos en Madrid" haciendo click en este enlace en el que juntos nos ayudaremos respecto a como es la vida en esta espectacular ciudad.

Recuerda, si deseas contactarme, puedes hacerlo por aquí

Deja un comentario



Loading...